jueves, 3 de noviembre de 2011

Villanueva del Ariscal. Sevilla


En el corazón del Aljarafe sevillano, embriagado de buen vino, del blanco de sus casas encaladas, se encuentra Villanueva del Ariscal.

Primero fue  villa romana, después alquería  agrícola árabe llamada Talastar. Durante el reparto de Sevilla fue dada a la Orden de Santiago en 1248  hasta 1537 que fue vendido al condado de Gelves, pasando entonces a ser Señorío. Pero situándonos ya en el siglo XX, el pueblo sufre un crecimiento importante por todo su alrededor, fundamentalmente en forma de urbanizaciones, por lo que el acercamiento entre las distintas localidades, como Olivares y  Espartinas es importante.

En el centro del pueblo ha tenido especial importancia la existencia de Bodegas en torno a las cuales se ha realizado el desarrollo de la población durante su existencia hasta nuestros días.
La más afamada es la bodega Góngora que está situada sobre una antigua hacienda llamada “Pata de Hierro”, desde 1682.Esta foto corresponde a su puerta de entrada. Esta bodega  cuenta en su interior una viga lagar del siglo XVI, que aún se conserva en perfecto estado de uso, realizando la pisa de la uva en cada vendimia.
Como monumentos Villanueva nos ofrece la posibilidad de visitar su Iglesia de Santa Maria de las Nieves del siglo XVIII. Templo que fue construido sobre otro ya existente  a expensas de su hijo ilustre  el Cardenal Delgado y Venegas. Único Cardenal Sevillano de la Iglesia Católica hasta nuestros días. En la casa donde nació se puede apreciar este escudo cardenalicio. Destacar de su interior el órgano, de los pocos de su época que se conservan por la zona. La lámpara de plata de la nave central y un cáliz de oro. Además de los lienzos de los imagineros sevillanos Juan de Mesa y Montes de Oca. En su exterior, concretamente en la puerta izquierda, en su dintel encontramos un jarrón con la cruz de la Orden De Santiago mencionado anteriormente.

Su torre formado de dos cuerpos y con un remate piramidal de azulejos que está fechado en 1776.

Otra edificación importante es la Ermita de San Miguel, donde en su interior se encuentra la patrona de la localidad, Nª Sª de la Inmaculada Concepción. Se trata de un sencillo edificio del siglo XVIII.

Sus limpias y tranquilas calles hacen que el pasear por Villanueva sea todo un placer para el visitante.

4 comentarios:

Fali dijo...

...y sigues llevándonos de la mano y enseñándonos muy belos lugares. Saludos

VENTANA DE FOTO dijo...

Los pueblos encierran lugares hermosos dignos de conocer. Este pueblo es la prueba de ello.

Un abrazo.

http://ventanadefoto.blogspot.com/

Paco dijo...

muchas gracias Fali

Paco dijo...

Ventana de foto.-Y que lo digas, gracias por tu comentario